x 

Carro vacío

Ubicado en el noreste de Brasil dentro del Estado de Ceará se encuentra Jericoacoara, un pequeño pueblo de pescadores que atrae a los turistas por su maravilloso paisaje costero, y las diversas actividades que se pueden realizar en un ambiente de paz como el que entrega este lugar aislado.

“Jeri”, como cariñosamente llaman al lugar las diferentes guías de Jericoacoara, está ubicado a unos 300 kilómetros al oeste de Fortaleza y se caracteriza por su amplia playa, a la cual se accede luego de bajar de unas enormes dunas de arena que le dan una vista única. 

En las inmediaciones de esta pequeña villa y hermosas playas encontrarás escenarios naturales de los más diversos: dunas móviles, lagunas de aguas transparentes, manglares, palmeras, playas con fuerte oleaje, playas ensenadas con aguas calmas, playas rocosas y cavernas. Todo el poblado y sus inmediaciones están protegidos por la administración del Parque Nacional de Jericoacoara. 

En estas playas de conservación ecológica encontrarás mucho sol, días calurosos, con temperaturas que oscilan entre los 22 y los 35 grados . El clima en Jeri es bastante constante, es inusual que la temperatura baje de los 22 grados o sobrepase los 35. 

La sensación térmica se modera gracias a las frescas brisas que soplan desde el mar. El constante viento hace que sea uno de los mejores sitios del mundo para la práctica de windsurf, kitesurf y para la navegación a vela.